Firma Electrónica

Cómo las firmas electrónicas les pueden ayudar a las instituciones educativas a ahorrar tiempo y dinero

Con o sin pandemia, estas firmas se convierten en herramientas que ayudan a hacer procesos más rápidos y eficientes a cualquier colegio o universidad.

No es un secreto que una institución educativa, bien sea un jardín de infancia, una de básica primaria, de secundaria o una universidad, requieren todo el tiempo del manejo de documentación para los procesos de matrículas, formularios, informes, certificados o incluso, la gestión de graduación.

A lo largo de todo el proceso educativo de un estudiante, una entidad educativa necesita llevar un seguimiento documental, así como también debe llevarlo para sus compras con proveedores, contratos con docentes, convenios, entre muchos otros intercambios, que al llevarse en físico, pueden significar un alto volumen de papel, más espacios para el archivo, más inversión de tiempo en búsquedas o incluso errores involuntarios.

Sin lugar a dudas, hacer todos estos procesos de manera electrónica representa un ahorro no solo en infraestructura, sino también en capital humano y por supuesto en tiempos de búsqueda.

Imaginemos por un momento que un estudiante graduado solicita a una entidad un certificado con todo su historial académico, lo que implica buscar materia por materia, año por año, sus calificaciones. Esto es, buscar en muchas carpetas físicas para elaborar un solo documento.

Con archivos que hayan sido firmados y guardados de manera electrónica cada año, la institución podrá hacer este proceso de una manera más rápida, seleccionando archivos y haciendo el certificado en cuestión de minutos. Y si firma el certificado final con una firma electrónica, le será mucho más fácil tener una trazabilidad y un documento respaldo en caso de que en un futuro el egresado lo vuelva a solicitar.

¿Ahorro? ¡Claro! en tiempo y dinero con más eficiencia y agilidad en los diferentes procesos!

Ahora imagínate cómo pueden aportar en los diferentes procesos con cada uno de los estudiantes, con cada uno de los docentes, contratos, convenios y demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas